Las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), un grupo insurgente hutu que opera en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC) negó estar implicado en el asesinato ayer del embajador de Italia, Luca Attanasio, en un ataque contra un convoy de la ONU cerca de la urbe congoleña de Goma (noreste).

En un comunicado citado por el periódico local Actualité, esta milicia asegura que sus combatientes no participaron en el ataque y pide a las autoridades congoleñas y a la misión de paz de la ONU desplegada en el país (Monusco) que «arrojen luz sobre los responsables de este vil asesinato en lugar de recurrir a acusaciones apresuradas».

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *